La empresa

Finca Marisánchez es una de las propiedades más bellas e idiosincrásicas de la parte meridional de La Mancha.

Situada en el histórico Campo de Montiel, preserva, desde tiempos del medioevo, los tres cultivos mediterráneos de la zona: la vid, el olivo y el cereal. En el corazón de Finca Marisánchez se erige desde 1989 la bodega familiar de segunda generación Bodegas Real.

Desde el inicio, nuestra meta ha consistido en trasladar el concepto del “château” a tierras manchegas y elaborar vinos de alta calidad partiendo de nuestros propios viñedos.

Por eso, la filosofía de nuestra gente es vivir en nuestros vinos la emoción de los cuatro elementos que originan su vida: nuestra tierra arcillosa, la brisa calurosa de los meses de verano, el agua del río Jabalón, el sol que se filtra en las uvas y las ennoblece con su fuego rojo…